Carrito

Pendrive

Funciones que puedes llevar a cabo con un ‘pendrive’ y que quizás no sabías

Si tienes un ordenador en casa, sería muy raro que no contases con un pequeño dispositivo de almacenamiento conectado al mismo, más conocido como pendrive. Un aparato que sirve para guardar todo tipo de archivos (textos, fotos, vídeos, música…) si los queremos compartir con otra persona, pasar a otro PC o incluso a un televisor o una tableta.

 

Da lo mismo el sistema operativo que tengas en tu ordenador, ya que es compatible con todos los que existen en el mercado. La única diferencia apreciable es su capacidad de memoria que depende del modelo, llegando en algunos casos a superar los 250 Gb. Pero lo de tener en su interior cientos de datos no es la única función que se le presupone a un USB. Por eso hoy te vamos a mostrar algunas capacidades que quizá desconocías de este pequeño artilugio.

 

Pendrive

 

¿Qué puedes hacer con tu pendrive?

 

Ya conocemos su utilidad más habitual, pero con este gadget informático puedes hacer estas otras cosas:

 

  • Puedes emplearlo como modo de inicio de aplicaciones. En este caso, el pendrive se convierte en una especie de disco que tiene la capacidad de ejecutar estos programas externos que tenemos en el ordenador. ¿Cómo? Directamente cuando lo conectamos este dispositivo. Es el caso, por ejemplo, de los juegos, los antivirus o los reproductores de vídeo o audio.

 

  • Arrancar un sistema operativo. Igual que en el caso anterior, es posible almacenar dentro del pendrive un software básico, como puede ser una versión sencilla y antigua de Windows.

 

  • Si te gusta todo lo que tiene que ver con el desarrollo online, con esta memoria externa puedes ejecutar un sitio o servidor web si además cuentas con la aplicación concreta para ello.

 

  • ¿Y si necesitas bloquear tu ordenador para evitar miradas indiscretas? Con esta unidad flash instalada puedes hacerlo. Para ello necesitas un programa llamado Predator. Así pues, mientras estás trabajando con tu ordenador todo funciona de manera habitual, pero si necesitas ausentarte unos minutos y no quieres apagarlo, retiras el pendrive de la ranura y el equipo muestra una pantalla en negro. Nadie podrá hacer nada, ya que incluso «dejan de funcionar» el teclado y el ratón.

 

  • Si eres de los que se olvida las contraseñas personales o no las quiere anotar en ningún papel ante el riesgo de perderlas, puedes usar este aparato de memoria. Pero no nos referirnos solo a dejarlas apuntadas en un documento que guardemos en el pendrive, sino a hacerlo por medio de una aplicación que cifra esa información. Es decir, solo puedes acceder a esas claves con otra «contraseña», nunca mejor dicho.

 

  • ¿Necesitas un equipo de música en tu ordenador? No busques más, ya que lo tienes con este objeto portátil. Para lograrlo solo tienes que instalar una copia portátil de un programa tipo Windows Media Player y meter en este aquellas melodías y canciones favoritas. Para escucharlas basta con tener conectado el pendrive a tu PC.

 

  • Por último, otra muestra de la versatilidad de este sencillo aparato es que te puede servir para analizar y eliminar los posibles​ virus que infecten tu equipo informático, si dentro de esa memoria tenemos un programa específico para ello.

 

Consejos de uso y cuidado para alargar su vida útil

 

Pendrive

 

Pero apenas podríamos hacer nada de todo lo anterior si no cuidamos como es debido este pendrive, ya que se trata de un aparato que, pese a su aspecto sencillo, es frágil en su interior. Sobre todo en lo que se refiere a su memoria flash interna. Por eso, si seguimos unos buenos consejos, tendremos USB como mínimo para 5 años. Pero para lograrlo debes tener especial delicadeza, sobre todo a la hora de enchufarlo o quitarlo de tu equipo. Y es que se puede dañar tanto su «cerebro» como la propia clavija del ordenador en la que se inserta.

 

Así pues, una vez colocado, es recomendable que quede bien fijo, no se mueva ni tampoco reciba un golpe que pueda doblarlo. Pero no solo por esto, sino porque estarás perjudicando a esas conexiones internas que permiten que la transferencia de datos e información se haga a una velocidad de vértigo.

 

Lo más probable es que en más de una ocasión hayas escuchado eso de que el pendrive debe quitarse con total seguridad. Es decir, nada de sacarlo sin más. Por ello, antes de eso debes pinchar en su icono y acceder a la opción donde te indica que se puede desconectar sin dañar el hardware. Le das a esa función y el propio sistema te confirma que ya es posible hacerlo manualmente.

 

Y para guardarlo, nada de dejarlo tirado en mitad de la mesa o en el fondo de un bolso o una mochila. Si incluyen un protector o tapa es por algo, así que déjalo bien cerrado. Solo de esta manera alargarás la vida útil no solo de tu pendrive, sino de todo lo que guardes en él. Además, te podrás beneficiar del resto de ventajas que te ofrece.

 

Cortesía de 65 y más. Síguenos en nuestras redes sociales: Instagram @TropyStore; Facebook Tropy Store C.A.

WhatsApp chat